martes, 3 de junio de 2014

Tutelaje y monarquía

    Voy a intentar en esta entrada mezclar dos conceptos que puede ser que como el aceite y el agua al final queden, tras una emulsión, cada uno en su lugar, sin solución.
     Por una parte el referendum autorizado por el Consejo de Ministros en Pinoso, celebrado al alimón en los comicios europeos y por otra la abdicación de Juan Carlos I.
     Son  dos comentarios colaterales a ambas noticias los que me inducen. Con respecto a la primera los comentarios publicados por I.R.F. en los medios locales, ninguneando, en connivencia con los populares de Pinoso, la consulta. He de decir que ésta fue castrada por el Consejo de Ministros y perdió su verdadero sentido cuando se solicitó por parte del Pleno del Ayuntamiento, que lo hizo por unanimidad. No nos olvidemos, populares pinoseros, que se votó a favor. El objetivo era preguntar sobre el petróleo que se pretende almacenar en nuestro diapiro salino. Pero el gobierno requiere que se ponga más de una pregunta, de la principal, por si resultara que alguna no se podía (según su superior criterio) realizar. Y de ahí, lo de la velocidad y la famosa de "priorice".
     El C. de M. nos tutela y como persona mayor con respecto a nuestro ayuntamiento, nos dice que sobre el petróleo no se puede opinar porque no es competencia municipal. Argumento que repite para capar el resto de preguntas u opciones que no vieron la luz. Mi apostilla: si cuando vino el explicador de Invexta Recursos a Pinoso a vender las bondades de su estudio nos dijo que o se ponían de acuerdo todas las administraciones. o aquello no llegaría a buen puerto (concretamente el de Cartagena). Al Excmo. Ayuntamiento de Pinoso le tocaba conceder o no la licencia de obras, condición sine qua non aquello no tendría todos los hipotéticos permiso. Entonces: ¿el ayuntamiento en pleno no puede preguntar oficialmente a sus vecinos si se debe o no dar los permisos municipales para este magno proyecto? ¿No es competencia municipal, autorizar o no esta obra?
     Mire, señor Rajoy Brey, no se ande con trabalenguas y dejemos claro que usted y su gobierno ha capado un derecho, motivo central de esta consulta en la que el maestro, como ocurría antaño, ha vetado al alumno con aquello de "eso ni se pregunta".
     Luego viene el análisis del neocón, que por banal ni entro a comentar. Por su parte ninguna frase relativa al atropello del C. de M., (y por ende, de su partido) a la intención de todo el plenario pinosero (incluído su partido). ¿Ves como es una perogrullada? No se puede defender a dios y al diablo al tiempo, entérate.
    Y cierro con otra de Pero Grullo. Oído en Radio Nacional por una comentarista política. El tema, si los españoles debían o no manifestarse por la continuidad o no de la monarquía. Decía la buena señora que muchos de los que lo hicieron hace cuarenta años, al votar la constitución, han muerto y que muchísimos jóvenes, que son el núcleo mayoritario del censo actual no lo hiceron, una obviedad que es manifiesta, por ser menores de edad o no haber nacido cuando se votó aquello.
    Pues la señora utiliza el mismo argumento para negar y aplaudir el que no se haga un nuevo referéndum. Dice que si es justo que los que no votaron esta forma de gobierno tienen derecho a manifestarse, los que si lo hicieron tienen el derecho a que aquello que se votó sirva para la eternidad. Que no vamos a estar como en Quebec, votando cada diez años, si queremos una forma de gobierno u otra, dijo la marisabidilla. Y yo le digo, cada diez años no, señora, pero con cuarenta años ya han pasado dos generaciones y no sería tortuoso tomar otro camino, si así lo quiere la mayoría. Veinte años no es nada, como dice el tango de Gardel, pero cuarenta, son bastantes. Cuarenta años duró la dictadura, cuarenta la monarquía parlamentaria, hasta el momento. ¿No sería tiempo de cambiar a un estado republicano federal? ¡Consúltese!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada