jueves, 4 de febrero de 2016

A pregonar

    Desde hace unos meses el pregonar se me incorpora al curriculum. Más de media legislatura de mi vida sin este cometido y de golpe y porrazo, dos. En breve, el 12 de marzo, pregonaré la Semana Santa en Monòver y lo hice el pasado 1 de agosto en las Fiestas Patronales del Pinós. Pero ya digo que antes fue la proposición de Monòver que la del Pinós.
   Yo estaba el año pasado haciendo un programa seemanal sobre el mundo del teatro en Radio Monòver y días antes de la semana grande hice uno sobre el teatro religioso y se me ocurrió decir que si algún día fuera pregonero, me gustaría serlo de una semana santa. No había acabado el programa, me estaba despidiendo de los escuchantes y sonó el télefono. Inma Llopis me pasa una llamada. Alguien recogió el testigo que lancé. En una cita a la media hora de acabar "En el camerino", me dicen que si lo que he dicho en la radio va en serio. Me ratifico, aunque no me esperaba la inmediata propuesta. Tras consultarlo con la Junta Central, con la anuencia de la mayoría se me confirma como pregonero de la Semana Santa de Monòver 2016. En el Teatro Principal estaré con respeto y con la duda de saber si mi pregón será ameno y del agrado de los asistentes.
    Pero aquello quedó en la nevera mientras llegaba el momento de hacerlo realidad y pocos meses después me ofrecen ser el pregonero de la Feria de mi pueblo Pinoso. Esto otro fue un atropello en toda regla. No quedaban días para poder pensar y decidir si me apetecía o no, la Feria estaba encima. Y pensé que no podía ser pregonero en Monòver y negarme a serlo en El Pinós aunque apremiaba la decisión. Y dije que si.
    La putada para la Comisión de Fiestas y para la publicación del pregón en el programa de 2016 fue mi decisión de improvisarío y salvo una grabación en video que hizo Jesús Berenguer para su Pinoso Digital, las palabras se esfumaron en el éter, medio por el que contacté con mis abuelas (Julia y Antonia) comentando chascarrillos del Pinoso de hace unos años y el de la actualidad. En eso basé mi pregón.
    Pero que en Monòver no tiemblen. Éste está escrito y tendrán copia los técnicos del Teatro Principal porque habrán de intercalar efectos de luz y sonido en mi pregón. El teatro es precioso y no utilizar su magnífica infraestructura para un hombre de teatro sería imperdonable.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada