martes, 14 de mayo de 2013

Aforo sacro

     Esta reflexión me la dieron en bandeja. A raiz de la gala de elección de reinas, donde tanto problema hubo para ubicar a quien quería presenciarla en directo, yo sostenía que el aforo era el que era, y que se sacrificaba número de espectadores en tal de prestigiar el evento. Que en el pabellón era y es, cuando se haga de nuevo (porque los políticos son así, lo que hace uno, el otro al revés) una chabacanería, con la gente comentando, entrando y saliendo, pasando de lo que sucede en un improvisado escenario a veinte metros de la grada, y conviertiendo el pretendido espectáculo en una sinrazón y más si se vuelve a votar por todo el pueblo, con hordas de amigos y parientes votanto a troche y moche. Pero no viene el caso.
     No pueden entrar más espectadores que los que caben por la limitación de aforo, porque el seguro no cubre posibles accidentes si se supera éste, etc... Los ecos del Madrid Arena resuenan próximos. Y la pregunta que me descolocó: ¿y ahora con lo de las comuniones, en la iglesia no hay aforo máximo? ¿puede entrar todo el que quiera, sin restricciones? Nyas coca! Me vaig quedar moca't!
     Reflexionemos: un acto religioso no es competencia de un ayuntamiento, por lo tanto la pregunta había que trasladarla a la iglesia. Seguimos analizando: la iglesia no tiene licencia de apertura, por la misma razón que no paga la contribución, por tanto lo que pase dentro es como mucho alegal, a la hora de aplicarle las leyes que regulan la apertura de establecimientos.
      Cuando se construyeron los templos no había normativa al respecto, lo mismo que cuando se construyó La Fenice de Venezzia. Pero con el tiempo para dar ópera en tan bello recinto, se ha tenido que adecuar a las normas las salidas de emergencia, la apertura de puertas, los sistemas antiincendios, el inifugado de los cortinajes, etc.., etc... En cambio en nuestra iglesia por ejemplo, la puerta de emergencia (la de la calle San Pedro) es minúscula, todas las puerta abren hacia adentro y alguna no totalmente, porque da con la escalera de caracol del coro. Debería de corregirse los defectos, al menos los básicos.
     Continuamos: no hay seguro de accidentes para los fieles, por muy fieles que sean, es decir: si ocurre una desgracia ¿quién apechuga con los posibles heridos o muertos? Porque el entierrro podrían tenerlo gratis en una misa colectiva, pero ¿y las indemnizaciones?
     Vamos más allá: ¿y el pabellón deportivo, tiene aforo máximo? Si, el de asientos disponibles ¿y el campo de fútbol? También. Aunque con la poca gente que acude, provocaría el estupor. Se podría leer en el Perfecto Rico Mira: Aforo Máximo: 2000 espectadores y haber en las gradas 20, o sea, faltarle dos ceros.
     Las dependencias municipales si no tienen licencia de apertura, al menos deben tener un informe que certifique la idoneidad del espacio, que cumple con la normativa vigente y de los eventos que concurran
    En las comuniones, el dia de la ofrenda y en otros que aquello se peta, que no pase nada, XD.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada