sábado, 12 de enero de 2013

L'andorga,la pandorga i l'alcavó.

     Parece lo mismo, pero no lo es. Una nos remite al estómago y la otra es un instrumento musical. Tienen en común que no son palabras del valenciano ortodoxo. Porque la primera es estómac y la segunda es simbomba. Pero en nuestra particular habla utilizamos estas dos palabras que fonéticamente se parecen.
     Andorga es una palabra que la RAE dice: (Cruce de andullo y pandorga). 1. f. coloq. vientre (cavidad del cuerpo de los vertebrados).
      Aquí se puede escuchar denominar al comer: omplir l'andorga. Batiendo internet aparece que en un pueblo de Cuenca, llamado Villar del Humo -famoso por una docena de cuevas con pinturas ruprestres- se utiliza llenar la andorga, como expresión. Hay también un blog de un tal "Bienhablao", de La Manchuela, que dice de andorga: "Se ponen de merienda y no tien hartura. Se llenan bien la andorga y luego van andando como las lluecas".Y aquí en El Pinós, pues también la utilizamos, traducida al valenciano.
     De pandorga podemos decir que desde tiempo inmemorial se utiliza en Pinoso. En las últimas navidades se ha incluido como acto del día de la inauguración La Pandorgà, se nombra Pandorguera de Honor, lo que nos corrobora la actualidad de esta palabra. Mi abuela Julia cuando yo era pequeño me contaba que el horno de mi reabuela Laureana, donde vivían, había una habitación muy caliente en invierno porque estaba justo encima del horno y tenía suelo radiante (cuando este tipo de calefacción todavía no existía) que era el alcavó. Allí jugaban los amigos de mi padre por la tarde cuando salían de la escuela. Cuando los amigos iban acudiendo a la cita vespertina con mi padre y pasaban delante de ella para subir a  l'alcavó, decía: un altre pandorguero mes. Tocar la pandorga tiene evocaciones de masturbación masculina y a ello se refería mi reabuela "Loriana".

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada