miércoles, 24 de abril de 2013

Leones de piedra

     Lo de los sobresueldos del PP me está cabreando en exceso, de lo contrario no me molestaría en escribir esta entrada. Pero las comparativas en este caso no son odiosas, son lacerantes, abiertas, sangrantes, no se pueden obviar porque por ellas se nos va la vida, y no solo política. Esto raya en lo indecente, en el insulto a la dignidad de las personas.
     Por poner un ejemplo, Álvarez Cascos (que ya no milita en ese partido) cobraba 10.000 euros al mes más los más de 3.000 de diputado. El partido le triplicaba el sueldo por el puesto de responsabilidad que ocupaba dentro del organigrama (era secretario general). Un parado subsidiado cobra 416 euros al mes.
     Cuando quiero hacer sangre en estos temas, siempre me apetece pasarlo a las extintas pesetas. El sueldo de Cascos al mes era de 2.163.018 ptas y el del parado de 69.217, o sea, DOS MILLONES NOVENTA Y TRES MIL OCHOCIENTAS UNA PESETA de diferencia. Y al año el parado cobraría 830.604 ptas y el político 25.956.216 ptas. La diferencia anual es de VEINTICINCO MILLONES CIENTO VEINTICINCO MIL SEISCIENTAS DOCE PESETAS.
    El sobresueldo del señor político da para cubrir a 288 parados, ni más ni menos. ¡Indigno!
    Entre los parados tengo un amigo que tiene más estudios y conocimiento que Cascos, seguro. Puedo jurar que el político en cuestión no vale 300 veces mi amigo. Ni 30, ni 3. Quizá la tercera parte.
    Y toda esta comparación la estoy haciendo como si los 416 euros fueran para uno/a solo/a. Hay casos que de este subsidio vive una familia entera. Suponiendo que son cuatro miembros, el señor Álvarez Cascos valdría por 1200 pobres subsidiados. ¡Demasiado quietos están/estamos!
    El tío "Gritaera" decía que los trabajadores, que los pobres, son como los mansos de piedra, no sienten el castigo. "Los bueyes doblan la frente delante de los castigos, los leones la levantan", decía Miguel Hernández. Como los mansos de piedra, rugieran,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada