domingo, 28 de abril de 2013

Burlesco

     Diecisiete años después de mi primera obra con Maracaibo Teatro -Perfidia-, me volvieron a llamar para el nuevo montaje que llevaban entre manos: Burlesco. Era otro texto de Cristina Maciá, dirigido por ella y compartiendo reparto con ella misma, Juan Carlos García y Verónica Yago. Y dije que sí. Me apetecía repetir experiencia, los recuerdos de Perfidia eran muy buenos y me apetecía algo desenfadado, de carcajada, de cantar, bailar, contar, en este momento que ando en los preparativos y primeros ensayos de la tragedia Electra que se estrenará en julio en la cantera.
    Han sido veinte ensayos a tope, intensos, en los que he disfrutado de grabar en el estudio de Maldo, de ensayar en l'Escorxador, de probarme vestuario, de aportar matices a mi personaje, de la compañía, de su cuidada producción, de las canciones compuestas por Angel Alfosea, de las sesiones de fotos,... Dos meses de trabajo muy reconfortantes,... y al estreno. Las luces de Juanjo Llorens era el aditamento para una escenografía entre lo circense y el cabaret. Cuando entré la tarde del estreno al Gran Teatro d'Elx, me sorprendí gratamente por el resultado final del montaje y fueron decisivas las luces, el resto del atrezzo, suelo, cortinaje ya lo teníamos en los ensayos.
     Aunque la tarde fue lluviosa, el anticipo en la venta de entradas auguraba una buena entrada de público y así fue. El Gran Teatro estaba casi lleno y fue la guinda que le faltaba al pastel. Había que sopesar si lo que ensayamos seria del agrado de los espectadores, y como la risa es contagiosa, si está lleno el teatro, mejor.
    Disfruté del estreno, di todo lo que tenía dentro y del resultado estoy contento. Ahora queda la promoción, la distribución, la venta, que está la cosa jodida, pero... de momento, que me quiten lo bailao, lo cantao, lo contao.
     Gracias Maracaibo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada