domingo, 7 de julio de 2013

Apuntar bien

     No se puede obviar la bomba que ha caído en Pinoso. El boquete es de dimensiones que exceden cualquier previsión y a nadie ha dejado impasible.
     Pero quiero hacer esta reflexión. Hay que desviar el punto de mira, no mirar al momento del cierre, sino al de apertura, verdadero problema y desdicha de catastróficas dimensiones. El cierre había que hacerlo. Mil cuatrocientas firmas lo avalaban y sobre todo la salud de una población, el ruido que se provocaba y la mierda que se veía y se olía como una boina negra sobre el pueblo.
    Pero si nos vamos al momento de dar el "placet" a esta barrabasada, la desdicha es de las históricas y se recordará lustro tras lustro.
    Cuando con la palabra de alguien se autorizó una instalación de un planta sin licencia de obra, en unos terrenos que el ayuntamiento facilitó, con un Plan General no aprobado, a escasos metros de Pinoso saltándose el RAMINP, y no sólo el RAMINP, fue cuando se cometió la tropelía.
    Uno por el "tira p'alante que aquí estoy yo" y los otros por creer que una palabra es más que las leyes, los permisos, las licencias, los informes...
     Yo jamás montaré un tinglado como éste, pero lo que nunca haré es gastarme 6 millones de euros, aunque el presupuesto habla de 1,8 millones de euros, sobre un terreno próximo a Pinoso, en el que no se puede instalar una planta como ésta. Porque si uno prevarica, los otros entran en una espiral diabólica de consecuencias funestas para el pueblo.
    Es necesario apuntar bien para dar en la diana, en la que en el centro hay una calavera y dos tibias cruzadas.

(RAMINP: Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada