miércoles, 4 de septiembre de 2013

Los casos

     Tanto caso en los juzgados, en la prensa, tanta corrupción me lleva a dos reflexiones.  
     La primera es que si hay políticos y miembros de familias reales corruptos es porque la sociedad es corrupta. Nuestros "representantes" no son ni más ni menos que imágenes de espejo nuestras, que en vez de ganarse el sustento subidos a un andamio, sentados en una oficina, de pie en un aula o en un hospital, lo hacen temporalmente en un puesto político. No son los mejores ni los peores, son como nosotros y por lo tanto se parecen como una gota de agua a otra.
     Tienen los mismos vicios y las mismas virtudes que tiene el vulgo errante municipal y espeso. Son tan corruptos como nosotros cuando aceptamos pagar en negro al fontanero, al pintor, al carpintero. No podemos pedir honestidad, no predicamos con el ejemplo, en general.
     Pero la segunda reflexión me lleva más allá. Con todo este merder del caso..., del caso..., que desembocan en la trama Gürtel/Bárcenas/PP, llego a la conclusión de que los resultados electorales han sido violados y prostituídos como mínimo en las comunidades valenciana y madrileña, adalides de lo podrido.
     La espiral de donaciones a los populares a cambio de favoritismos en la contratación de obras y/o servicios, hace que tanto los directamente involucrados (empresarios, jefes, asesores, abogados, técnicos...) como los trabajadores han creído que esta es la forma de mantener las empresas, los contratos, los pedidos...
     Mantener al PP en el poder, garantizaba continuar con la rueda de la fortuna y así elección tras elección, y a pesar de destaparse auténticos pozos de mierda, hemos tenido victorias del partido de la derecha. Con los votos creían redimirse de sus pecados y las mayorías absolutas les daban más fuerza para seguir haciendo tropelías. "El pueblo y su respaldo en las elecciones nos absuelve", decían.
     Espero que en el futuro el pueblo unja las papeletas con el óleo de la extremaunción, aunque mala hierba nunca muere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada