sábado, 21 de julio de 2012

Antígona (y IV)

     Ayer se estrenaron dos cosas: una cantera restaurada como espacio teatral y una obra de teatro dirigida por mi: Antígona, de Sófocles.
    A la cantera, en la presentación del estreno la bauticé como CANTERA ANTÍGONA. El espacio es un regalo de la naturaleza labrada por antiguos canteros, que ante el veteado de la piedra la abandonaron, dejando un teatro para la posteridad, sin saberlo ellos.
    Del estreno diré que estoy contento y satisfecho por el esfuerzo de dos meses de 27 locos como yo que creyeron en mi propuesta, aunque al principio no la veían del todo clara. Pero se dejaron embaucar y seducir por mis dotes de director (de lo contrario no lo habrían hecho) y ayer vimos el resultado. A otros tantos que por desidia, incredulidad, pereza u otras razones no se sumaron al proyecto, decirles desde aquí que seguiré contando con ellos para próximas propuestas, pero que esta se la han perdido. Una lástima.
    Todo esta vendido para las tres funciones. El seguimiento en los medios de comunicación ni lo podía soñar: portada del Información en toda la provincia, en las noticias de Canal 9, a tan solo hora y media de estreno, tuvimos nuestro minuto de gloria con imágenes y entrevistas a Sandra (Antígona) y a mi, fotógrafos en el estreno que con discreción sacaron cientos de fotos, los medios locales. Estoy henchido de emoción, pero no la quiero manifestar sobreactuada porque en esto del teatro hay mucha envidia. Sana, pero envidia.
     Para el sábado y domingo han solicitado asistir mis amigos directores (con alguna excepción -incomprensible- digna de resaltar), programadores culturales, hay llamadas de la misma Valencia para ver la función (que hay que tener ganas de hacerse cuatro horas de coche para venir y regresar de una función), en Pinoso los que han conseguido entrada están espectantes, los que se lo han pensado hasta última hora, se lo han pensado mucho y se les ha "engachao" el arroz.
     Podría escribir mucho, pero éstas entradas en el blog no quiero hacerlas pesadas. Me despido de este grupito de Antígonas con un ¡¡GRACIAS!! Desde la primera que creyó a pies juntillas en mi propuesta, Sandra García, a la que estaré muy agradecido siempre, desde la segunda, su hermana Ismena (Consuelo Pérez) que con todos los miedos después de 27 años sin pisar un escenario se sumó al proyecto, hasta Andrés Albert, que fue el último en incorporarse a tan solo quince días del estreno y que es el único hombre pinosero del reparto, del amplio reparto, a todos y cada una/o, mi agradecimiento.
    UN BESO. GRACIAS POR HACERME FELIZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada