martes, 10 de julio de 2012

Ingenio mordaz

    Me contaba un abuelo que hace bastantes años, cuando la Guardia Civil iba a pie, de un pueblo a otro, haciendo su servicio, con aquellos capotes por donde asomaba el fusil, con aquellos bigotes y tricornios que ofrecían una imagen acojonante, se encontraron con un pastor y quisieron gastarle una broma:
    Se acercaron a él y le preguntaron: Buen hombre, ¿de quién son los borregos?
    El pastor sin dejarse amedrentar les contestó: De las ovejas.
    ¿Y de quién son las ovejas?
     De sus madres, volvió a responder.
    ¿Y sus madres, de quién son?
    Del amo, señores.
    ¡Tú no tienes vergüenza! le soltó un número de le pareja.
    No, la he dejado colgada en la olivera que hay en el cruce de este camino.
    Pues nosotros hemos pasado por allí y no la hemos visto, incidieron.
    Será porque no la conocen.
    Mosqueados por la sorna del pastor, le dijeron: ¡En este pueblo debe haber mucho hijoputa!
    Y el pastor acabó la conversacion; No, los pocos que habían se fueron y se metieron a guardiaciviles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada