martes, 6 de diciembre de 2011

Césped

     Que un pueblo de ocho mil habitantes tenga dos campos de fútbol de césped, es un derroche insoportable. El mantenimiento de este lujo asiático nos come por los pies: empresa externa que mensualmente evalúa el estado fitosanitario, resiembra y aplica los productos necesarios para su conservación, el agua que gasta este tipo de instalaciones, la maquinaria para su siega, el personal dedicado en exclusiva y todos los etcéteras.
     Por comparar, vean en pueblos de la provincia de Alicante, quien puede mantener este dispendio. Hay municipios que como mucho dispone de uno de césped artificial, pero nosotros somos más chulos. De todo tenemos doble: dos campos con césped, dos pabellones polideportivos, dos espacios culturales (Casa de Cultura y Teatro-Auditorio). Y por ahí se nos va en mantenimiento un buen pellizco del presupuesto anual.
     Lo malo es que existe un tercer campo de fútbol y para mayor abundancia en la desdicha, lo quieren sembrar de grama. Tiene menos mantenimiento, pero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada