miércoles, 18 de abril de 2012

Pasar página

     Es lo que ha hecho Ramón Cerdá con UCL. Y esta frase es muy suya y la utilizaba a menudo. A mi me preguntó un día después de unas elecciones cuando yo iba séptimo en la lista de la que salieron cuatro elegidos: ¿vas a pasar página? Y yo le di la respuesta de Felipito Tácatum: ¡Yo sigo!
     Porque en un partido grande con militancia, uno se considera un grano más de arena de los miles, de los millones que componen en arenal de un partido socialista, por ejemplo. Y pasar página o continuar en la lucha no supone casi nada en el presente y menos en la historia. Hay muchas más y muchos más con capacidad para relevar los cargos orgánicos y/o institucionales. Y además se eligen democráticamente.
     Lo malo es cuando se pertenece a un partido pequeño, nacido al albur de una disidencia, una rabieta, una vendetta, o unas ansias de llegar por el atajo. Har siglas que se confunden con las iniciales de un nombre. Así en Pinoso UCL es RCP y el BLOC es JCNA. Y cuando dejen o dejan de estar en la presidencia, en el punto de mira y referencia, lo que era ya no es.
     Mucho me temo que la cesión de la presidencia a Pedro Poveda, mermará la espectativa, porque UCL no tiene densidad para retroalimentarse de sus bases. UCL es Ramón y Ramón es UCL, para bien y para mal. Y cuando Juan Carlos se deje el BLOC creo que pasará lo mismo, porque ambos son y han demostrado ser unos políticos de raza, que han aguantado horas difíciles y momentos duros, que un mortal sin empaque no los torea tan fácil. Antes se va a su casa. De los momentos buenos no hablo, porque es fácil soportarlos.
     Pero no me ha gustado cuando el periodista dice que Ramón ha cedido la presidencia a su segundo. No digo que Pedro no se la merezca, pero siempre me pregunto si las sucesiones no son arcaicas. Este ejercicio es muy de la derecha. Aznar designa a Rajoy, Ramón designa a Pedro. ¿Y la militancia que hace, ratificar?
     Por último, vaticino que una vez descansada el alma, dejando el partido en buenas manos, el siguiente paso es dejar el Ayuntamiento. A su acta de concejal le quedan días.
     Aunque quizá me equivoque, que yo en política puedo ser todo menos adivino. Acierto poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada