domingo, 6 de mayo de 2012

Hola, Hollande.

     Siempre es una buena noticia para el socialismo, que un compañero gane unas elecciones, aquí o en Francia. Y si el petit Napoleón ha perdido, mejor.
     No tengo ni idea si François Hollande será un buen presidente del país vecino. Espero que sí. En la V República Francesa es el segundo presidente electo después de su tocayo Miterrand. La derecha gana 3-2 en esta particular competición.
     Si he traído esta entrada al blog es porque tengo fundadas esperanzas en que roto el eje Merkosy, la UE tome un nuevo rumbo. Que todo no puede ser el saldar la deuda y el déficit cero. Que será el objetivo, pero las nuevas negociaciones deben poner un poco más allá el enfoque y comenzar con políticas de estímulo de la economía.
     Cuando alguien te debe dinero, lo mejor que le puedes desear es salud, porque como se ponga enfermo o la palme, no cobras. Y los países endeudados necesitan que la economía propia se reactive, porque si baja el consumo interno y suben los servicios y los impuestos, no hace falta ser Séneca para ver adónde vamos a parar. La reforma del mercado laboral no está dando frutos, pero si ha sentado las bases para que en el momento que arranque, las condiciones de juego no sean  las mismas. Y se sigan aprovechando los de siempre. Los logros obtenidos durante años y años de lucha obrera, se los cepilla la patronal/derecha en el momento la crisis se ceba en el sufrido trabajador. Y es que a perro flaco, todo son pulgas.
     Si Hollande sirve para que Angela Merkel no se sienta tan prepotente en materia económica, yo digo: Hola, Hollande. Y añado: Échanos una mano, compañero, el resto de Europa te lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada