viernes, 4 de mayo de 2012

Rien va plus?

     Es la frase que en el juego de la ruleta francesa antecede al giro de la misma y a soltar la bolita para ver que casilla es la ganadora. Viene a traducirse como: ¿Alguna jugada más? o ¿Nada más?
     Viene a colación de las últimas jugadas del Gobierno de España.
     Ya escribí en una entrada con título "Mentir en sede" que la mentira se había instaurado en nuestros políticos y que las soltaban con tanta frivolidad que causaba espanto.
      Y ahora vuelvo a incidir en la misma idea. ¿Qué otra mentira se nos puede soltar a los españoles en ciento y pocos días de gobierno?
      En campaña repitieron hasta la saciedad que cualquier recorte menos en sanidad, pensiones y educación. Retrasaron la presentación de los presupuestos hasta pasar las elecciones andaluzas, por si pudiera afectar el conocimiento de los mismos al resultado, aunque no les valió de nada. Griñán es Presidente desde ayer.
      En ésta sociedad no se castiga al mentiroso. Y así no vamos. A mí me gustaría que las medidas que adopte un gobierno estén respaldadas por la ciudadanía. Que se les diga a priori en los programas que si se gobierna va a haber bajadas de salario, subidas de impuestos, imposición de peajes en las autovías, recortes de plantilla, imposición de tasas por prestación de servicios sanitarios, aumento de las tasas universitarias, subidas de la luz y el gas y un largo etcétera. Que se diga que sin estas medidas, el estado no se sostiene y que podemos ser intervenidos.Que se diga que a pesar de afilar las tijeras, estas no recortarán en la Casa Real (sólo un 2%), en la Iglesia, en los sueldos de los altos cargos y otro largo etcétera.
      Y si a pesar de decir la verdad, se gana las elecciones, ¡de puta madre! A aplicar lo pregonado.
      Pero si me dices y me prometes que de aquí no se toca, que de allá antes pasarás por encima de mi cadáver, que el estado de bienestar es inquebrantable y otras zarandajas por el estilo y a la media hora haces lo contrario, dos cosas: tú eres un mentiroso (por no añadir esos otros calificativos que me están pasando por la cabeza) y a mí se me queda cara de jilipollas (que es lo que los políticos creen que son los ciudadanos), para enmarcar.
     La última jugada va con el IVA. En la anterior legislatura, ante la posibilidad de que se aumentara el impuesto sobre el valor añadido, se recogían firmas en contra de la posible decisión. Y ahora ya anuncian la medida para el próximo año. Esto es una locura, no hay quien crea una palabra. Y esto es peligroso en democracia.
     No me vale que aleguen que el déficit está por encima de las previsiones. Que si el 6% y ahora el 8,5%. Unos que por culpa de las CC.AA., otros que ocultaban la cifra. Pero ¿vamos a ver? Las CC.AA. en un porcentaje de 3 a 4 estaban gobernadas por la derecha. ¿No sabían su posible déficit? ¿No se lo comunicaron al candidato? Porque si a mi me dice el anterior gobierno que el déficit es un 6, yo le contesto de inmediato: No es así, mi Comunidad Autónoma va a colaborar en la subida de la cifra en un.... Y así todos. En cambio, todos se hacen los tontos de baba, y luego alegan que no tenían la cifra. Pero ¿y las previsiones? A ver si va a resultar que sobran tontos en la clase política. Que sin Diputaciones también nos podemos apañar, y sin Senado y sin...
     Una cosa es jugar a la ruleta francesa y otra jugar a la ruleta rusa. Rien va plus?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada