domingo, 20 de mayo de 2012

Huellas en congreso

    Leído este fin de semana. En boca de Antonio Clemente, Secretario General del PPCV: "Camps deja una huella imborrable en el partido y en la Generalitat".
    De la huella que deje en el partido no comment, pero me preocupa la imborrable que ha dejado en la Generalitat. Pasarán más de mil años, muchos más y la huella estará indeleble. Porque veremos si no hay más facturas en los cajones que incrementen y desvíen más el déficit. Con el que tenemos es suficiente.
     Otra frase que me dejó perplejo días atrás, en boca de Fabra: "No habrá elecciones anticipadas, aunque la Comunidad fuera intervenida por el Estado". Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. No me extrañaría nada que lo de la intervención esté en puertas y que cuando comienze el descenso en intención de voto, el PPCV convoque elecciones anticipadas.
     Estas elecciones nos llevarían a desaforar a tanto imputado que se sienta en el Parlament. Como dijo un dirigente del PSPV las listas del PP a la Comunidad Valenciana eran paritarias: un imputado, un no-imputado,... De esta guisa tenemos aforados a Camps, Alperi, María Milagrosa, etc...
     Si hubiera anticipo de elecciones: ¿volvería a proteger el partido a los/as mismos/as? Y una pregunta que me inquieta: ¿de esto su electorado se da cuenta, o les importa un pimiento morrón?
     Tantas otras cosas me preocupan que podría alargar esta entrada, pero termino con una que me atañe. Parece ser que ahora el Gobierno Valenciano ha de devolver 265 millones de euros que en su día aportó para La Ciudad de la Luz. La razón es que esta subvención convirtió en competencia desleal los estudios de Aguamarga. Según la UE "un inversor privado sensato jamás hubiera construido el nuevo complejo sin cuota de mercado y escaso margen".
     Sería una pena que aquello perdiera la luz y pasara a ser La Ciudad de la Sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada