lunes, 27 de febrero de 2012

Ajos

     Una vez finalizada la Mostra de la Cuina del Pinós, me viene a la memoria una anécdota que sucedió hace muy pocos años. Esta cita gastronómica cumple su primera docena de años, o sea que será de hace seis más o menos.
     En la actualidad se han quedado los (restaurantes) cabales en el programa. Quizá falte alguno de élite, pero desde el principio rehusó a participar y sigue en sus trece. De momento no le hace falta promoción.
     Pero hace unos años cualquiera podía apuntarse al evento. Incluso restaurantes prácticamente cerrados durante el año, abrian sus puertas para aprovechar el tirón de menús a treinta euros. Y claro, el que entraba allí, no volvía a Pinoso en mucho tiempo, preguntándose que criterio se seguía para dejar participar en la Mostra a desalmados.
     Pues bien, un restaurante de los que hay en Pinoso que cambia de propietario a menudo, a ver si cuaja la propuesta entre la clientela del pueblo y visitantes, se apunta a la mostra hace unos años. Y de los menús cortaypega, la gachamiga se atrevía a hacerla, las faseguras es un cocido con pelotas que se pueden comprar en cualquier carnicería, gaspachos y arroz -valor se le supone- lo debe saber hacer todo el mundo, pero els alls i picat, o eres de aqui y sabes o...
     Y ni corto ni perezoso el cocinero, el día del sabroso plato, de buena mañana se va a un supermercado a comprar. ¿Que ingredientes lleva els alls i picat? En la tienda le explican que tal carne, cebolla, patata, garbanzos, chorizo, blanco y toda la retahíla. Póngame para treinta comensales, aproximadamente.
     Pero la capciosa pregunta que dejó anonadado al del super, mientras despachaba el pedido fue: ¿Cómo se hacen els alls i picat?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada