martes, 14 de febrero de 2012

Cupido

     No soy amante de celebraciones de esta sociedad consumista, y esta es una de ellas. San Valentín, el día de los enamorados, es más un producto del Corte Inglés que otra cosa. Pero en el afán de desmitificar al santo dulzón teñido de rosa corazón, voy a traer a colación la historia de Cupido y Psiqué, mucho más antigua y por ende más auténtica para este 14 de febrero.
     Según la mitología griega, el relato de amor entre Cupido y Psiqué fue recogido por Apuleyo en su "Metamorfosis". Cuenta que Psiqué era la menor de tres hermanas, y la mujer más hermosa, Venus, celosa de su belleza, envió a su hijo Cupido para que hiciera que Psiqué se enamorase del hombre más vil. Sin embargo fue el mismo Cupido quien se enamoró de ella, y la llevó a su palacio y la hizo su mujer. Allí fueron felices. Pero Cupido solo podía estar con Psiqué en la oscuridad de la noche.
     Cierta noche, presionada por la curiosidad, Psiqué tomó una lámpara y descubrió el rostro de su amado mientras este dormía. Alarmada al ver que era Cupido, se le cayó el aceite caliente de la lámpara e hirió el hombro de su amado, quien despertándose huyó y volvió donde su madre. Allí fue confinado a una celda como castigo.Psiqué lo buscó por todas partes, pero no lo encontró.
     Por fin se dirigió al palacio de Venus, quien la sometió a trabajos muy difíciles. En uno de ellos, otra vez por su propia curiosidad, perdió la vida, pero Cupido, ya sano y liberado de su confinamiento, le devolvió la vida, e hizo que Júpiter la divinizara y que en el cielo se la reconociera como su legítima esposa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada