jueves, 2 de febrero de 2012

Sucesores

     Este fin de semana el PSOE tiene Congreso Federal en Sevilla. Allí se va a elegir el/la próximo/a Secretario/a General. Y quiero hacer esta reflexión, para que no pase desapercibida en El Parnaso, entre los dos partidos mayoritarios el espectro político español.
     Recuerdo para los/as olvidadizos/as, que en el Partido Popular no se elige democráticamente al Presidente, que es el homónimo del Secretario General en el PSOE. Hagamos memoria y refresquemos la reciente historia para concluir que a Mariano Rajoy lo eligió Aznar y luego, eso sí, fue ratificado en un congreso.
     Pero esto no es higiénicamente democrático. ¿Y si Aznar se equivocó? Por ejemplo, como lo hizo Fraga con Hernández Mancha. ¿Se rectifica y punto, no? ¿Y si el que eligió a Aznar, el mismo Fraga, también se equivocó? Con este método de sucesión, el Partido Popular nunca tendrá una renovación acorde a los tiempos. Porque Fraga eligió a alguien a su imagen y semejanza, incluso diría yo que más a la derecha de dios padre. Lo que lo que opinaban los militantes populares importó un carajo. ¿Cuántos otros/as podían haber ocupado el trono sucesorio? Nunca lo sabremos. Idéntico caso con Rajoy. ¿Quién podría haber sido hace unos meses el nuevo Presidente del Gobierno? Nunca lo sabremos. Lo que opinan los militantes no importa.
     Una vez designado a dedo el sucesor (que nunca sucesora) luego se ratifica en un congreso. ¿Alguien imagina que el designado no sería ratificado? Son congresos a la búlgara (algo se aprueba con una mayoría superior a los asistentes), la mayoría aplastante está garantizada. El que protesta no sale en la foto y vendetta al canto.
     En cambio en  el PSOE se ha hecho primarias puras y duras (Borrell versus Almunia), se ha llegado a contar a cuatro aspirantes a la Secretaría General y por mayoría se ha elegido al ganador.
     Esta democrática forma es un espejismo para los populares, que se siguen riendo de las luchas internas en el PSOE por conseguir el respaldo mayoritario. Pero esto es sanidad democrática, lo suyo es abyecta e insalubre dedocracia, es un insulto a la militancia, es una cadena de eslabones sucesorios que subyuga a la mitad de la sociedad, la que cree en su irrealidad.
     EE.UU, su espejo, tiene primarias hasta con seis candidatos, como en esta ocasión. Impensable para la conservadora derecha española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada