viernes, 16 de marzo de 2012

Alcaldes y ...

     Hay varias calles de Pinoso que son nombres de ediles. No muchas, la verdad. Tan solo seis, salvo error u omisión: Juan Albert, Rico Lucas, López Seva, Pedro Martínez, Perfecto Rico Mira y José Pérez Ochoa. Pero vamos con las matizaciones.
     La última que se ha asignado ha sido a Pepe "el metge". Y así reza el cartel: Médico José Perez Ochoa. Es decir, que en agradecimiento a su labor como médico, una calle lleva su nombre, pero no podemos olvidar que Pepe fue alcalde desde 1966 a 1974, sucediendo a D. Juan Ortega Pérez de los Cobos y dando el testigo a D. Gonzalo Maluenda Brotons. No vamos a glosar su labor, ni la de los otros ediles de esta entrada, esto ya llegará. Pero Pepe es un personaje querido en Pinoso, que en vida puede ver su calle con la placa a la salida del Teatro-Auditorio, en el edificio del edificio de la Tercera Edad.
     Tan solo cuatro alcaldes tienen calle en honor a haber sido la primera autoridad municipal, sin otro aditamento. Son: Juan Albert, Rico Lucas, Pedro Martínez y Perfecto Rico Mira.
     Juan Albert Payá fue alcalde en 1906, pero no solo fue el alcalde en ese año, compartió con Antenor Yáñez Tormo. Pero hubo de dejar buena impronta entre los pinoseros, ya que no llegando a ser alcalde ni un año completo, tiene una calle en lo más alto del pueblo. Comienza en lo que era la tienda dels Monpons y corre paralela a Miguel de Unamuno y a la de Pedro Martínez, del que ya hablaremos.
    Otro alcalde con calle es Rico Lucas. Aunque dos hermanos ostentaron la alcaldía (Francisco en 1873 y 1887; Isidro en 1894, 1905 y 1907) la calle Badén de Rico Lucas es en honor de Isidro que fue quien lo urbanizó porque entonces el pueblo no llegaba hasta allí, ni se le ocurría. Los antiguos sabían de agua y riadas y vivían donde el peligro no alcanzaba, ni en la peor de las pesadillas.
    Y a Perfecto Rico Mira lo tenemos en la memoria reciente, el campo de fútbol lleva su nombre y sus obras y su forma de ser la tenemos tan presente, que parece que fue ayer cuando nos dejó. Su calle es de la antigua carretera de Monóvar, el tramo que nace en Cánovas del Castillo hasta el cruce con la bajada de Infanta Cristina.
     Hasta ahora hemos hablado de cinco alcaldes y el título de la entrada lleva unos puntos suspensivos. Nos falta hablar de Francisco López Seva, que tiene una calle por ser concejal, sin ostentar la vara de presidente del consistorio.
     Pertenecía a la saga de los "Comeda" y se distinguió por ser un concejal severo y estricto. Paseaba todas las mañanas, desde primera hora, todo el pueblo viendo los problemas y solucionándolos a su llegada al Ayuntamiento. Todas las pinoseras habían de tener su parte de vía pública en perfecto estado de revista antes que pasara el concejal. En caso de no haber barrido la fachada, multa. Si no tenías los canalones en tu tejado, multa. No se podía verter agua a la calle a teja libre, para no moletar a los que iban por la acera. El señor López Seva era severo.
     Pues a pesar de toda esta severidad, es el único concejal que tiene una calle dedicada en Pinoso, la última antes de empezar el barrio de las Cuevas, la que une el Parque de Santa Catalina con Pintor Sorolla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada