martes, 13 de marzo de 2012

Capullo (IV)

     La oficina de la Bodega Cooperativa de Pinoso estaba situada en el edificio histórico, no en el anexo actual, al lado de la báscula. Los coches de los visitantes se dejaban en la misma puerta, al lado de la fuente. Allí comenzaba un desnivel hasta llegar al gran portón que luce en su dintel el nombre de la bodega y 1932, el año de su fundación.
    Toda esta introducción es para situar un coche que aparcó en la puerta de la oficina. Renault recién estrenado, hacía su primer kilómetro desde la puerta del taller de Chimo. El propietario fue a enseñárselo a sus amigos de la bodega. Pidió que salieran a verlo y así lo hicieron Pere y el "llarc". Capullo se quedó para atender el teléfono.
     Cuando volvieron a entrar a la oficina todo eran alabanzas: Xé, que bonico! Qué t'ha costat? Es molt cómodo. El color, preciós.
      Capullo se levanta y dice: vaig a pixar. Y por la escalera que daba acceso a la bodega, se acerca a la sala que guardaba las herramientas y coge una lata de aceite quemado, de los cambios de la maquinaria pesada (prensas, estrujadoras...) Accede al exterior y derrama los cinco litros por debajo del Renault. Consigue un reguero sobre el asfalto de más de diez metros, cuesta abajo. Entra de nuevo a la oficina y le dice al feliz propietario del coche:
     - Eixe es el cotxe que t'has comprat? Pos te fa una goteta d'oli.
     - No pot ser, si es nou de trinca.
     - Una taxeta en l'asfalt es veu per baix del cotxe.
     Y sale toda la comitiva a ver la mancha de aceite y ante el reguero de aceite negro, casi le da un soponcio. Llama por teléfono a Chimo contándole el problema, que se ha roto el cárter y se ha quedado sin aceite. Le hacer personarse en un minuto en la oficina de la Bodega Cooperativa.
     No hace falta que acabe la historia. La llegada del mecánico y adivinar que aquello era una broma de Capullo fue toda una cosa. Todos rieron la ocurrencia de Tonico "Capullo".
     Pero el "traguico" que le hizo pasar al buen amigo, que con tanta ilusión había ido a enseñar su coche nuevo, no fue baladí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada