martes, 6 de marzo de 2012

Bomberos

    Ha tenido un final feliz, pero fue una desdicha de órdago a la grande.
    En Pinoso, en el primer polígono industrial, en una de las esquinas que quedaba descuadriculada, se piensa por el alcalde de turno, construir un parque de bomberos. Fue una gilipollada, porque los bomberos de nuestra comarca tenían y tienen la sede en Elda-Petrer, y no podía haber una subsede en Pinoso, por el propio diseño logístico del cuerpo.
     Pero incomprensiblemente, el Ayuntamiento cede unos terrenos al consorcio y se contruye una sede con helipuerto incluido. Allí no había más que el viejo camión de bomberos que compró el Ayuntamiento toda la vida y una motobomba que en verano traía el consorcio para que aquello tuviera una mínima justificación en la lucha contrincendios.
     Pero nunca un bombero profesional utilizó las instalaciones. Ni aquello fue sede de bomberos jamás. En Pinoso, como en otros pueblos, había un cuerpo de voluntarios, entre ellos los policías, que en caso de incendio no podían ni acercarse al fuego. Su misión era acordonar la zona y como mucho refrescar los edificios anejos para que no se propagara el fuego. Pero, ni en el caso de haber una persona o varias quemándose podían hacer nada, hasta que llegaran los bomberos de verdad con sus equipos inífugos y sus medios materiales para solucionar tragedias de este tipo.
     Pasaban los años y aquello era un hazmerreir. Un edificio de hormigón con gimnasio, dependencias, garaje... y cerrado a cal y canto.
     El Ayuntamiento pensó que aquello podía ser la sede de la Policía Local, que por entonces, en el Ayutamiento disponia de un despacho, un aseo y un calabozo de reducidas dimensiones. Se puso en contacto con el Consorcio Provincial y se procedió a desafectar la entrega que se hizo en su día al mismo, revertiendo todo aquello al Ayuntamiento de Pinoso y poder ser utilizado. Un acta que firmó entre otros mi amiga Charo, como Secretaria General del Consorcio de Bomberos de la Diputación de Alicante, cerró este capítulo desdichado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada