jueves, 17 de noviembre de 2011

Apoteca

    Es una palabra en desuso que viene del latín (apothèca) y esta a su vez del griego y significa almacén.
    Y en eso se ha convertido la pequeña farmacia que casi todos tienen en su casa. Ahora la conselleria va a enviar cartas/factura con lo que cada uno ha consumido durante un año en pastillas. Sobre todo los jubilados se van a quedar como el del trò. Porque no es lo que consume cada uno de ellos, es lo que con sus recetas gratuitas nutren de medicamentos a toda la familia. Es un engaño que ha sobrepasado en muchos millones de euros cualquier dato razonable.
    Yo no estoy por el copago, pero sólo diez céntimos por cada receta, reduciría esta sangría en las cuentas públicas. Yo lo pondría a prueba un año. Salvando las diferencias, sería como cobrar por el programa de fiestas o por El Cabeço, cincuenta céntimos. Haría que el abuso desapareciera. Porque nadie regala diez céntimos aunque en la contrapartida haya un medicamento de treinta y tantos euros, por decir una cantidad.
    O se reduce el gasto farmacéutico, y otros muchos más gastos, como el turismo de quirófano que tiene España, operando y colocando prótesis de muchos miles de euros a extranjeros solo por el mero hecho de haber nacido fuera de nuestro país (en discrimación negativa con los españoles), o esto no se va a poder soportar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada